En el Ayuntamiento de Puebla el “Año de Hidalgo” está con todo, principalmente en una de las principales áreas que sirven para obtener recursos, que es Vía Pública, en lugar de mejorar la seguridad de la Ciudad Capital.

Ya que los abusos y las extorsiones de parte de los inspectores de  esta área  no han cesado, sino al contrario se han incrementado.

Lo cual quedó demostrado en un vídeo donde un inspector de Vía Pública clausuró un puesto donde se vendían memelas en la Colonia Reforma Sur, por no contar con permisos de Bomberos y Protección Civil Municipal.

Al respecto María de la Barreda, candidata a la diputación local por el Distrito 17 de la coalición PVEM, PT y Morena, quien criticó que la actual administración municipal al frente de Adán Domínguez prefiere clausurar negocios a regularizarlos.

“El Ayuntamiento debería de tener programas para regularizarlos, no para mantenerlos cautivos extorsionándolos continuamente”, señaló.

Recordó que después de la pandemia por el virus Covid-19, no han logrado salir a flote, pues derivado de la exigencia de tantos permisos, parece que solo trabajan para pagar la campaña de algún candidato, y que todo lo hace por medio de las extorsiones.

“Acaso el Ayuntamiento piensa mantener a estos pequeños comercios como rehenes, en lugar de brindarles el apoyo para regularizarse? Nunca entenderán que la lucha es contra la pobreza, no contra los pobres (…) el Ayuntamiento elige sus batallas de manera conveniente y por medio de la extorsión”.

Por lo que cuestionó ¿Y el buen rumbo apá?.