• Participa en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil 2023, realizada del 10 al 20 de noviembre en el Bosque de Chapultepec
  • Las actividades estuvieron dedicadas a la reflexión en torno a temas como la alimentación, la comunidad, el ambiente, así como la riqueza cultural y natural de México

El Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt) participó en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) 2023 —organizada por el Fondo de Cultura Económica (FCE)— con el objetivo de contribuir al acceso universal al conocimiento, conforme al mandato de la Ley General en materia de Humanidades, Ciencias, Tecnologías e Innovación (LGHCTI).

La 41 edición de la FILIJ, que tuvo lugar del 10 al 20 de noviembre en el Bosque de Chapultepec, contó con actividades simultáneas tanto en México como en Iberoamérica. En este escenario, el renovado Conahcyt ofreció diversos talleres y charlas referentes a temas como alimentación, comunidad y cuidado ambiental.

El acceso universal al conocimiento es parte del derecho humano a la ciencia; garantiza el goce de los beneficios que brindan la investigación humanística, científica y el desarrollo tecnológico a través de la difusión de espacios y materiales que ponen a disposición de las y los mexicanos los avances y diversidad de saberes.

En este sentido, el Conahcyt participó en el Foro de las Ciencias con la poetisa mixe, Noemí Gómez Bravo y la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem) con su directora de Políticas y Normativa, Erica Lissette Hagman Aguilar, quienes ahondaron en la importancia del maíz, la soberanía alimentaria y el valor de los saberes ancestrales para preservar la riqueza biocultural de México.

“Hablar de maíz nativo es hablar de nuestro legado cultural y la megadiversidad de nuestro país. En la ciudad, lo que de inmediato nos puede conectar con ello es la deliciosa gastronomía mexicana”, expresó Hagman Aguilar.

Respecto a los organismos genéticamente modificados (OGM) y el uso de agrotóxicos en el campo mexicano, añadió la urgencia por defender al maíz nativo de los “peligros a los que nos enfrentamos donde está en riesgo toda esta riqueza, el relevante papel de los pueblos indígenas y comunidades campesinas, al igual que las personas que, aunque no sembramos, somos parte de la cultura del maíz, lo disfrutamos y consumimos de manera consciente. Nos comprometemos a defenderlo y protegerlo”.

Por su parte, Gómez Bravo profundizó en la importancia de los saberes tradicionales y enfatizó que “la educación no cuenta con un diseño pedagógico acorde a cada cultura para fomentar y fortalecer los conocimientos ancestrales. Esa ciencia que se transmite desde la oralidad no se pierde, para mantener la representatividad de nuestros maíces en la actualidad. Es ciencia lo que se maneja en nuestros pueblos”.

Mientras que en las carpas Misceláneas Culturales se montaron actividades, donde niñas y niños pudieron aprender sobre varios temas, como el significado de las tortillas ceremoniales y la importancia del maíz nativo; la reivindicación de los conocimientos y saberes ancestrales; el cuidado ambiental; la preservación de la flora y fauna endémica de México y la responsabilidad social.

Además, se presentó la obra Lorenzo el topo y el efecto mariposa, que aborda las ciencias para entender la naturaleza y los desastres socioambientales. Adicionalmente, las y los visitantes realizaron ejercicios con maíces, aprendieron y aplicaron conocimientos para hacer composta con lombrices y conocieron algunas de las plantas medicinales de México jugando lotería.

El Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra (Lanot) y el Laboratorio Nacional de Investigación y Servicio Agroalimentario y Forestal (Lanisaf), Laboratorios Nacionales coordinados por Conahcyt, acompañaron los trabajos de difusión científica y tecnológica orientados a la incidencia en el territorio.

Con estas acciones, Conahcyt fomenta el derecho humano a la ciencia, a través del acceso universal al conocimiento en todas sus áreas para que ninguna persona sea excluida de las actividades ni de los beneficios que aportan las humanidades, las ciencias, las tecnologías y la innovación en el entendimiento y la atención atemas relevantes para México.