Según algunos testigos, el sospechoso colocó varias banderas en el suelo del edificio y aseguró que su objetivo es vengar la muerte de su hermano.

Las fuerzas de seguridad francesas iniciaron una operación en torno al consulado iraní en París, donde se cree que un hombre podría haber entrado con un dispositivo explosivo.

La Prefectura de Policía de París divulgó un mensaje en redes sociales en el que pidió evitar el sector de la calle Fresnel, en el distrito 16, pero sin mencionar el motivo, mientras que la red de transportes públicos aseguró que el metro está cortado en el sector por motivos de seguridad.

Medios locales avanzaron que un hombre había sido visto por un testigo entrando en el consulado con lo que podría ser un dispositivo explosivo.

El diario Le Parisien señaló que el individuo ingresó en el consulado sobre las 11:00 horas  y que se quitó el abrigo dejando ver un cinturón artesanal.

Según algunos testigos, el sospechoso colocó varias banderas en el suelo del edificio y aseguró que su objetivo es vengar la muerte de su hermano.

La televisión BFMTV indicó que el individuo se encuentra todavía en el interior del consulado y ha entrado en contacto con los negociadores de las fuerzas del orden.

La policía envió unidades de intervención rápida a la zona y levantó un perímetro de seguridad en varias calles aledañas al consulado, que está situado cerca de la plaza del Trocadero, lugar muy turístico frente a la Torre Eiffel.

Este suceso se produce en medio de la tensión creciente en Oriente Medio y pocos días después de que Irán atacara por primera vez en la historia de forma directa territorio de Israel, en represalia por el bombardeo de su consulado en Damasco.

Según reporta la agencia de noticias EFE, el hombre ya fue detenido por las fuerzas policiales, indicaron medios locales.

La operación policial que comenzó para afrontar esta amenaza sigue en curso y el perímetro de seguridad no ha sido levantado por ahora.

Con información de EFE