El criminal Alberto Cavallé ha sido puesto en prisión siete años y medio después de la primera denuncia contra él.

Siete años y medio después de la apertura de su primer expediente criminal, el denominado ‘estafador del amor‘, condenado por engañar a más de 20 mujeres, Alberto Cavallé, ingresó a la cárcel este pasado lunes, informó el diario español El Periódico.

La decisión sobre su encarcelamiento fue tomada por la Audiencia de Barcelona en junio pasado. Sin embargo, desde inicios del verano pasado hasta este diciembre, nadie había encontrado a Cavallé. Él mismo decidió salir de su escondite y llegar al centro penitenciario de Lledoners, acompañado de su abogado. Como resultado, fue arrestado y puesto en prisión.

El ‘estafador del amor’ deberá cumplir dos años y tres meses de prisión al haber robado 68.500 euros (74.720 dólares) a seis mujeres. Además, mientras el criminal esté preso en la cárcel de Lledoners, se celebrarán otros juicios contra él.

Una de las víctimas declaró que lo conoció en mayo de 2017 en ‘Badoo’, una app de citas, y que «se presentó como un reputado cirujano, hijo del propietario de la clínica Planas de Barcelona, de cirugía estética», y «que tenía cuentas en Panamá y hacía muchos viajes a ese país». De tal modo, de conformidad con los datos de la Fiscalía, al convencer a su víctima de que podía confiar en él, «inició una falsa relación sentimental». Afirmando que era uno de los afectados por el escándalo de los ‘papeles de Panamá’ con «una gran cantidad de dinero bloqueado«, hizo que le prestara 51.000 euros (55.446 dólares). Para quitar todas sus dudas, Cavallé aún le mostró una carta electrónica que contenía información de «un supuesto vuelo privado» al Estado latinoamericano. Junto a eso, no solamente prometió devolver todo el dinero a la mujer, sino tambiénfirmó un documento reconociendo la deuda con ella. Sin embargo, al desaparecer de su vida, nunca le devolvió nada.

Según las palabras del ‘estafador del amor’, prefirió buscar a nuevas víctimas en tales ‘apps’ como Tinder y Badoo. Para entrar en confianza y crear la apariencia de bienestar financiero, pretendió ser abogado, inversor, cirujano o aún hijo de los dueños millonarios de una reconocida clínica de Barcelona. Luego, al comenzar a salir con su víctima, el ‘estafador del amor’ le contó cualquier historia para hacer que la mujer le entregara una suma de dinero enorme.

Con información de Actualidad RT