Gabriela Rosas Salas integrante de Mujeres por el Derecho a una Vida Libre de Violencia, acompañada de Socorro Quezada, representante de la Red Plural de Mujeres, pidieron sensibilidad al Poder Judicial de Puebla, debido a que las y los jueces las están revictimizando por denunciar violencia vicaria y a deudores alimentarios.

En conferencia de prensa, Gabriela Rosas, llamó a la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Belinda Aguilar Díaz, se capacite a los jueces y en que en los juicios de violencia vicaria y deudores alimentarios se apeguen a los derechos de los niños.

Y es que denunció que son objeto de revictimización y poca sensibilidad de los jueces para atender sus demandas.

La madre, lamentó que hoy en día los violentadores ya están emprendiendo la práctica de ser ellos los que demandan y eso merma la lucha de las mujeres.

Indicó que de 17 casos de violencia en Puebla, cinco de ellos han contrademandado, y han acusado a las mujeres de ser ellas las maltratadoras.

Rosas Salas consideró que falta concientización de jueces y juezas para defender los derechos de las mujeres, pues incluso cuando hay juicios por violencia de algún tipo, las denunciantes son las más afectadas.

«Hago un llamado a todos los que nos critican, que nos juzgan, a no revictimizarnos cuando hacemos este tipo de denuncias».

Por su parte, Socorro Quezada Tiempo, integrantes de la Red Plural de las Mujeres, exhibió el caso de la abogada Raquel Avendaño, que anteriormente trabajaba en el DIF, ahora representa a un violentador y deudor alimentario.

Por ello, pidió congruencia, pues si bien reconoció que no hay alguna ley que prohíba que defienda a un violentador, tiene que existir la solidaridad hacia las mujeres afectadas.

«Hoy lamentablemente la vemos como defensora de un violentador y deudor, y hoy con mucha pena la vemos defendiendo a un violentador».

Al final, insistieron en exigir a los jueces, que comiencen a hacer justicia para todas aquellas mujeres que sufren violencia vicaria, así como frenen la revictimización por denunciar a los deudores alimentarios.