Nuestra hermana Lupita y su hija al fin están juntas tras más de 2922 días separadas: Colectiva Madres Exigiendo Justicia Contra la Violencia Vicaria

0
60

Nuestra hermana Lupita y su hija L.P.P. al fin están juntas tras más de 2922 días separadas; hoy el dolor y la tristeza se convierten en alegría, una pequeña regresa a los brazos de su mamá, quien cada día luchó contra todo por estar nuevamente con ella. Sí, es posible recuperar a nuestras hijas e hijos que fueron alejados del núcleo maternal. ¡Hay esperanza!

Esto fue resultado del amor de una madre que, a pesar de un camino lleno de obstáculos jamás se rindió; de la lucha de nuestras hermanas y de la labor jurídica encabezado por el abogado Christian Hernández Arellano coordinador legal de Colectiva Madres Exigiendo Justicia Contra la Violencia Vicaria, a quien reconocemos y agradecemos por su arduo trabajo, apoyo y solidaridad; fue en mayo de este año cuando el abogado asumió el caso de nuestra hermana Lupita, logrando en tan solo 158 días que este 20 de octubre, madre e hija se reencontrarán tras más de 2922 días siendo obligadas a estar separadas.

Fue en agosto de 2015 cuando a Lupita se le separó de su hija L.P.P., de tan solo 1 año, 10 meses de edad; actualmente tiene 9 años, 10 meses y, al fin tras una larga lucha están juntas nuevamente. Nos llena de felicidad porque después de tantos años pudieron darse ese abrazo que por años les fue impedido.

Definitivamente ¡El amor de una madre todo lo puede!

¡Hermanas, hay esperanza, no desistan, estamos con ustedes!

Desde Colectiva Madres Exigiendo Justicia Contra la Violencia Vicaria, seguiremos luchando para que las madres que han sido separadas de sus hijas e hijos estén juntos nuevamente; lucharemos para que ninguna madre tenga que ser injustamente separada de ellas/os.

Madres Exigiendo Justicia Contra la Violencia Vicaria

Contra la Violencia Vicaria

Por una vida libre de violencia

Un agresor jamás será buen padre

Facebook: Colectiva Madres Exigiendo Justicia Contra la Violencia Vicaria X: @MadresJusticia